fbpx

Prototype Tag

Las bajas temperaturas afectan negativamente a la salud de la piel, provocando deshidratación, rojeces y tirantez. Esto sumado a los cambios bruscos de temperatura, la calefacción y el uso de la mascarilla, puede hacer que la piel se resienta si no le proporcionamos la atención y cuidados necesarios. En este blog te contamos cómo puedes prevenir estos síntomas siguiendo unas sencillas pautas para que tengas una piel sana y cuidada.  1. Hidratación corporal Una de las claves más importantes en el cuidado de la piel es siempre la hidratación, tanto por dentro como por fuera. Es importante beber agua aunque no tengamos sed, y reforzar la hidratación de nuestra piel con geles y cremas adecuados. Nuestra línea Boskin para pieles sensibles cuenta con una crema emoliente altamente hidratante que ayuda a proteger y regenerar la piel. Lo ideal es prestar especial atención a las zonas más

Sin importar la edad, tener una rutina de limpieza, hidratación y protección de la piel es esencial para retrasar el envejecimiento, pues si vamos cuidándola desde la juventud, conseguiremos prevenir las arrugas y las manchas y nuestra piel conservará mejor su elasticidad y luminosidad. Además, en verano nuestra piel está más expuesta a factores externos que pueden dañarla, por lo que lo ideal es prestarle una especial atención y no descuidar nuestra rutina de cuidados. Por eso, a continuación te damos algunas claves para que cuides tu piel y se mantenga joven y saludable todo el verano. 1. Limpia las impurezas La limpieza es básica en cualquier rutina de cuidado de la piel, por lo que debemos aplicar un limpiador como Acnaid Jabón Líquido una o dos veces al día para eliminar las impurezas, la grasa y el sudor que se van acumulando