fbpx

Blog

Consejos para sobrevivir al acné en verano

El acné es uno de los problemas de la piel más frecuentes, especialmente en la época de la adolescencia, aunque no solo afecta a esta edad. Se calcula que el 80% de todas las personas de edades comprendías entre los 11 y 30 años tienen brotes de acné en algún momento de su vida. También puede aparecer después de los 40 y los 50 años, que es lo que se conoce como acné adulto. A pesar de que no es un problema grave de salud, suele ser causa de preocupación porque empeora el aspecto de la piel, e incluso puede llegar a afectar a la autoestima del que lo sufre, sobre todo cuando aparece en zonas visibles.

Cuando llega el buen tiempo, dejamos de usar tanto maquillaje y más zonas de nuestro cuerpo están expuestas, lo que provoca que disimular el acné sea un verdadero reto, no sólo en la cara, sino también en otras zonas como la espalda, cuello, pecho y hombros. Además, el exceso de calor en verano favorece el aumento de la sudoración y la mayor producción de sebo que se producen la época estival provocan que la piel con tendencia acneica empeore y salgan más granitos. Pero que no cunda el pánico, hay una serie de medidas que puedes poner en marcha para combatir estos factores y mantener tu piel hidratada y sin imperfecciones este verano.

¡El agua es tu elemento!

No nos cansamos de repetirlo: la hidratación es importantísima para mantener una piel saludable y bonita. El calor estimula las glándulas sebáceas para prevenir la deshidratación de la piel, lo cual provocan un aumento de grasa o sebo que en las pieles con tendencia acneica se traduce en, ¡tachán!, más granitos. Por eso, hidratarnos tanto bebiendo mucha agua como utilizando cremas hidratantes es esencial para controlar el acné en verano.

Piel limpia, piel feliz.

El sudor no provoca un aumento del acné por sí solo, pero cuando se produce un exceso de sudoración, mezclado con células muertas, otras partículas y la humedad, sí que suele conllevar un empeoramiento del acné. Para evitarlo, lo ideal es limpiar cuidadosamente las zonas más afectadas por el acné un par de veces al día con productos específicos. Para la higiene facial, es importante incluir en nuestra rutina diaria un limpiador para eliminar las impurezas del rostro como Acnaid Jabón Líquido, que previene la aparición del acné suavizando, hidratando y limpiando la piel en profundidad. Además, gracias a su fórmula con extracto de agua de nenúfar y Piroctona Olamina, tiene un efecto cicatrizante, antioxidante y antibacteriano, que protege la piel de las posibles amenazas que provocan el acné. Lo ideal es utilizarlo dos veces al día, mañana y noche para mantener la piel limpia y prevenir el acné.

1. Hidrata: Para reducir la producción de sebo 2. Limpia: Elimina las impurezas de tu piel a diario. 3. Trata: Elige un tratamiento no fotosensibilizante para el acné. 4. Protege: Aplica protector solar. 5. ¡No toques los granitos! Sólo conseguirás extender la infección.

El sol, ¿beneficioso o perjudicial para el acné?

Todos hemos oído eso de “tomando el sol el acné mejora, porque seca los granitos”. Pues bien, si bien es cierto que el acné leve puede mejorar con breves exposiciones al sol, puede producir a la larga un efecto rebote que derive en un importante brote de acné. Sin embargo, el mayor peligro de la exposición a la radiación solar es que puede provocar que las zonas con acné activo o cicatrices se hiperpigmenten y aparezcan manchas más oscuras, lo cual es mucho más difícil de solucionar que el acné en sí. Para evitar este problema, es muy importante aplicar siempre un buen protector solar SCPF 50+ como Prototype 50+ Face Cream, que protege la piel del daño solar y proporciona 24 horas de hidratación y confort.

Además, si utilizamos un tratamiento específico para los granitos, es muy importante que no sea fotosensibilizante, es decir, que lo podamos usar sin peligro aunque vayamos a estar expuestos al sol. Acnaid Gel es tu aliado perfecto para el verano porque se aplica fácilmente directamente sobre los granitos, consiguiendo muy buenos resultados con 1 o 2 aplicaciones al día gracias al peróxido de hidrógeno y al ácido salicílico. Además, no reseca la piel y no es fotosensibilizante, así que lo puedes usar incluso cuando vayas a la piscina o a la playa.

Sigue estos sencillos consejos, mantén una dieta saludable y, muy importante, evita tocar los granitos (explotarlos sólo consigue que la infección se expanda y aparezcan cicatrices, así que mejor evita tocarlos, ¡por muy tentador que sea!), y notarás como mejora el acné. ¡Y disfruta del verano sin pensar en cómo esconder los granitos!

Sorry, the comment form is closed at this time.