fbpx

Blog

Cómo combatir la rosácea, por Cosmética a Prueba

La rosácea es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que aparece en la zona central de la cara y que afecta especialmente a personas con piel clara, y más habitualmente a mujeres. Sus efectos suelen ser molestos, pero afortunadamente existen tratamientos capaces de controlar los brotes y conseguir reducir sus síntomas. 

La periodista y autora del blog Cosmética a Prueba ha probado nuestros protocolos para la rosácea y hoy nos cuenta en este post cuáles serían las rutinas indicadas para combatir la rosácea día a día.

QUÉ ES LA ROSÁCEA Y QUÉ SÍNTOMAS TIENE

Antes de comenzar a hablar de cómo tratar la rosácea, es importante explicar en qué consiste para poder entender mejor esta patología.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la rosácea es una enfermedad crónica de la piel. Es decir, que puede perdurar mucho tiempo e incluso acompañarnos de por vida. ¡Pero no nos agobiemos! Porque bien tratada puede controlarse y permitir a cualquier persona hacer vida normal.

Los síntomas de la rosácea suelen ser:

  • Rojeces en la parte central del rostro.
  • Escozor y ardor de la zona.
  • Aparición de pápulas y pústulas parecidas a las del acné.
  • Aparición de pequeños capilares dilatados (Telangiectasias).
  • Alta reactividad y sensibilidad de la piel.

CAUSAS DE LA ROSÁCEA

No se sabe qué es lo que causa la rosácea, aunque sí se conoce que la combinación de factores hereditarios y externos pueden estar detrás de estos brotes.  Como factores externos desencadenantes encontramos el estrés, las temperaturas extremas, el sol, el viento, las bebidas alcohólicas, el mal uso de ciertos cosméticos o medicación vasodilatadora, entre otros.

Por eso, cuando ya tenemos claro que estamos frente a una rosácea, lo principal es comenzar con una rutina cosmética adecuada.

PROTOCOLO DE TRATAMIENTO DE LA ROSÁCEA

¡Haz clic en la imagen y participa en el sorteo de Cosmética a Prueba en Instagram para ganar el tratamiento completo!

Uno de los estados de la rosácea es el brote. Es cuando la rosácea está en su momento más álgido y necesita que realicemos un tratamiento de choque. Para ello es importante utilizar los productos adecuados. Por lo tanto, vamos a establecer una rutina diferenciada de mañanas y de noches.

 

Rutina de mañana del protocolo de tratamiento de la rosácea

Empezaremos con la limpieza. Paso importante donde los haya, y para el que se necesita un producto respetuoso con la piel como el Acnaid Jabón Líquido.

Seguidamente aplicaremos el tratamiento, que en este caso es la crema Acmed con ácido azelaico al 20%. Este activo es perfecto para pieles con rosácea por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Además, las pieles sensibles lo toleran muy bien por lo que está indicado para rebajar la inflamación y el enrojecimiento, así como tratar las pústulas que puedan salir.

Una vez que el Acmed se ha absorbido, procederemos a la aplicación de Rosaid, un producto sanitario indicado para el tratamiento de la rosácea. Es una crema muy calmante para ayudar con la irritación, la rojez y el escozor. Para su acción antiinflamatoria cuenta con la centella asiática, la alantoína o modukine (reparador de la barrera lipídica). Como ingredientes antioxidantes encontramos el extracto de algas, el pululano, o la vitamina E y como activos hidratantes el ácido hialurónico, el pantenol o la dimeticona.

Pondremos punto y final a la rutina de mañana siempre con una buena protección solar.

Y para reforzar el tratamiento podemos tomarnos simultáneamente Vitamono EF cápsulas orales. Gracias a la vitamina E y a la vitamina F protege la piel desde dentro frente a los daños externos como la radiación o la contaminación, y además ayuda a tratar los síntomas derivados de la inflamación de la piel y las mucosas.

 

Rutina de noche del protocolo de tratamiento de la rosácea

Por la noche llevaríamos a cabo una doble limpieza. Primero con Acnaid Cleanser, un limpiador tipo leche con acabado en aceite para retirar la suciedad de la piel sin irritar. Y terminaríamos la doble limpieza con Acnaid Jabón Líquido

Con la piel ya limpia volveríamos a usar Acmed y tras él, Rosaid

Este protocolo habría que seguirlo diariamente hasta que se aprecie que el brote de rosácea está remitiendo. 

 

PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO DE LA ROSÁCEA

Cuando tenemos controlada la rosácea se puede llevar a cabo un protocolo de mantenimiento con el que conseguiremos reducir las posibilidades de aparición de brotes. 

 

Rutina de mañana del protocolo de mantenimiento de la rosácea

Como siempre limpiaremos el rostro con un jabón suave como el Acnaid Jabón Líquido y seguidamente y con la piel completamente seca aplicaremos Rosaid por todo el rostro.

Por último, y como siempre, la protección solar que deberemos reaplicar a lo largo del día.

En este caso podemos seguir tomando Vitamono EF cápsulas orales para contribuir a un mejor control de la inflamación cutánea.

 

Rutina de noche del protocolo de mantenimiento de la rosácea

Por la noche, la doble limpieza sería la misma que en el protocolo de tratamiento, y en este caso, tras ella, aplicaríamos la crema Acmed a modo de tratamiento. Si la piel quedara con falta de hidratación se puede aplicar Rosaid para terminar la rutina.

 

Con estas pautas conseguiremos controlar la rosácea gracias a los activos de cada uno de estos productos, que usados en conjunto trabajan rebajando la inflamación, eliminando las bacterias, reforzando la barrera y calmando e hidratando la piel. 

Sorry, the comment form is closed at this time.