fbpx

Blog

Las cicatrices aparecen cuando la epidermis, la capa externa de la piel, sufre algún tipo de daño y la lesión llega hasta la dermis, que es la capa intermedia. La cicatrización es el proceso de autorreparación de la piel, pero a veces no consigue regenerar el tejido dañado en su forma original, por lo que crea un tejido diferente con un aspecto, coloración, vascularización, flexibilidad y relieve distintos. Según la evolución y apariencia de la cicatriz, podemos clasificar distintos tipos de cicatrices, cada una con unos patrones de cuidado y masaje diferentes que vamos a ver a continuación. Lo ideal es realizar los masajes con una crema específica para cicatrices como Exscar, que nos ayudará a reducir la coloración y la cicatriz, así como a calmar los síntomas habituales de picor y tirantez.    Cicatrices Normales Las cicatrices normales son las que evolucionan con normalidad y la herida

El maskné es el acné que aparece por el uso de la mascarilla. Esto se debe a que la mascarilla produce una fricción continua y genera una atmósfera con un alto grado de humedad, lo que sumado a la suciedad provoca que los poros se obstruyan, se inflamen y aparezcan un mayor número de comedones. Esto ocurre tanto en pieles con tendencia acneica como en personas que sólo sufrían algún granito puntual. Este acné aparece normalmente en la zona que cubre la mascarilla: en las mejillas, mentón y nariz. En la situación que estamos viviendo actualmente es esencial utilizar la mascarilla para protegernos entre todos del contagio por COVID-19, es un acto solidario del que no podemos prescindir. Ahora bien, ¿qué podemos hacer con esos granitos que aparecen por el roce con las mascarilla? Eduardo Senante (Farmacia Senante) recomienda simplificar nuestra rutina cosmética

Este verano tenemos más ganas que nunca de irnos de vacaciones, hacer alguna escapada a la playa o la montaña y disfrutar de nuestros amigos y familiares. Y para que puedas hacer todo lo que te hayas propuesto este mes de agosto con una piel sana, cuidada y bonita, te dejamos algunos consejos básicos que te ayudarán a proteger tu piel y prevenir quemaduras e irritaciones cutáneas para que te diviertas este verano sin comprometer la salud de tu piel. 1. Protección solar Aunque cada vez hay una mayor conciencia de la importancia de protegerse del sol, la protección solar es un pilar básico para tener una piel sana y prevenir el fotoenvejecimiento. Además de aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel o melanoma, la radiación solar favorece el envejecimiento prematuro de la piel, fomentando la aparición de manchas y arrugas.

El verano comienza y muchos la esperamos con ganas para poder sentir cómo nuestra piel vibra con su energía, sin embargo los rayos solares y la radiación solar pueden provocar daños irreparables en nuestra piel. Para poder disfrutar del sol en esta época, no hace falta recordar que es necesario utilizar fotoprotección alta para protegerse del sol, ¿pero conocéis todos los tipos de radiación solar que pueden dañar nuestra piel? Desde Olyan Farma queremos enseñarte cómo luchar contra ellos para evitar desde simples quemaduras hasta el temido cáncer de piel. Aunque los últimos estudios nos dicen que la mayoría tenemos asimilado la importancia de la protección solar, muchos no somos conscientes de todos los rayos que emite el sol y del daño que cada uno puede causar en nuestra piel. Nos sabemos lo básico: Evitar las horas de máxima exposición entre las 12 y las 16hBuscar la sombra

Después de varias semanas confinados en casa, comenzamos a salir poco a  poco a la calle en una época en la que los días son más largos y la radiación solar es más intensa. Durante estos meses, han surgido muchas dudas sobre cómo podemos cuidar la piel durante y después del confinamiento, ya que el estrés, la falta de sueño, la luz azul y la alimentación pueden afectar a nuestra salud cutánea. Y puede parecer una obviedad, pero llevamos muchos días sin que nuestra piel esté expuesta constantemente a los agentes externos, como los rayos UV o la polución, por lo que es importante prestar una especial atención a su protección y preparación. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, es nuestra primera barrera de defensa que nos protege de las agresiones externas, por lo que mantenerla fuerte

El acné es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de granos o comedones causados por la inflamación e infección de las glándulas sebáceas. Normalmente las pieles propensas al acné se caracterizan por una tendencia grasa y un aspecto brillante, ya que las glándulas sebáceas producen más sebo que en cualquier otro tipo de piel. El acné suele aparecer en la cara, hombros y espalda, pero también puede afectar al torso, el cuello o las extremidades. Es una enfermedad hormonal, pues las hormonas son las que regulan la producción de sebo. Sin embargo, hay otras causas que pueden provocar la aparición de comedones.  Aunque el acné suele asociarse a la adolescencia, no es el único momento de la vida en el que puede estar presente. Las imperfecciones de la piel son más habituales en la juventud, pero